jueves, 15 de octubre de 2015

Jean Sibelius: el gran hereje.

                                                                           

Jean Sibelius es uno de mis favoritos: a este gran compositor le pasa lo que Louis-Ferdinand Céline, Ezra Pound y Richard Wagner y una larga lista que pongo más abajo(*). Durante setenta años muchos han escrito sobre las maravillas de sus composiciones, se esfuerzan en darles brillo y luz a sus méritos creativos, nos describen sus caracteres y rostros de seres humanos cordiales, algunos de ellos severos, y cuando menos te lo esperas... ¡pataplán!, la martingala de siempre; su obra, su personalidad, su carácter, se ensombrece con la sempiterna "ignominia antisemita" o su vinculación al nacionalsocialismo. Ahí tenemos a las editoriales, editores y biógrafos al servicio del stablimen, amargándonos la fiesta y mostrándonos la cara sombría y oculta de estos creadores que fueron simpatizantes o, de alguna manera estuvieron vinculados y fueron miembros del Partido Nacionalsocialista. Lo que antes veíamos como algo elevado y benéfico ahora lo contemplamos con ciertas reservas, ya no es lo mismo. Si estos creadores hubiesen sido partidarios de los distintos regímenes comunistas, serían unos grandes amigos de la humanidas; sin ír más lejos tenemos a Schostakovich y su música descriptiva que arrastra a miles de  incondicionales seguidores. Pero no, estos seres creativos buenos e inteligentes, eran amigos de los nazis, y todo el mundo sabe lo que eso significa, lo hemos visto durante setenta años con sus estereotipos del tercer Reich y sus satánicos Hitlers hollywoodenses y esos inhumanos oficiales de las SS empeñados en la guerra, el asesinato, la tortura, y el genocidio.
           ¿Qué tiene de malo ser un nacionalista finlandés y amante de la mitología finlandesa muy común a la germana?. Sibelius en 1935 recibió la medalla Goethe de las artes en cuya medalla esta grabada la firma de Hitler. Que yo sepa los jefes de Estado suelen firmar en importantes premios nacionales. A Sibelius le acusan de haber recibido todo tipo de beneficios y prerrogativas para publicar sus obras en Alemania durante el Tercer Reich. También recibió una pensión vitalicia por los servicios patrióticos recibidos al régimen nazi. En 1941 por ordenes de Goebbels, el Ministerio de Cultura aprobó el proyecto para la creación de la Sociedad Sibelius en alemán. Puestos a desacreditar a Sibelius, se le acusa de no prestar ayuda a otros músicos judíos que entre los años 1931 al 1936, tuvieron que abandonar sus puestos de trabajo y salir de Alemania.
           También sus enemigos le recriminan de las entrevistas que concedía a un reportero de guerra perteneciente a las SS llamado Anton Kloss en su residencia en Finlandia, donde se mostraba muy complaciente, colaborador y entusiasta, con lo que parecía que la guerra se ganaría fácilmente, estamos hablando de los primeros meses del año 1942. Han pasado muchos años de todo estos acontecimientos. Seamos sinceros ¿Cómo se puede separar el trabajo de un artista, de su vida?
           A Jean Sibelius le pasó como a Mozart y otros grandes creadores, fliltearon con la masonería y compusieron algunas obras masónicas. Las logias de sus respectivos países se los disputan, pero lo cierto es, que Sibelius fue un cristiano de natural panteista, y que poca relación tuvo con la masonería. Al pobre Mozart, que a su paupérrimo funeral le despidieron dejándole a medio camino del cementerio "amigos" ricos y potentados como Salieri, y compañeros de taller, algunos de economía desahogada que fueron incapaces de hacer una pequeña colecta para hacerle un funeral minimamente decoroso; fue muy sospechoso, que un antiguo compañero de logia se suicidase al día siguiente de su extraña muerte. 
            A estas alturas estoy asombrado que todavía no se haya aplicado la medida hollywoodense de mostrar una caricatura dentro de todos los estereotipos habidos y por haber de Sibelius, como lo han hecho con la película Taking Sides sobre la colaboración ignominiosa y antisemita según algunos de Wilhelm Furtwängler. Para algunos después de 70 años el perdón no existe, han convertido todo este polémico proceso histórico en una nueva religión, con su escatología dualista sobre el Bien y el Mal totalmente artificial; por un lado representando al Bien y a Dios, tendríamos al pueblo o la raza hebrea y la tierra prometida. Y representando el Mal serían aquellos que no están de acuerdo con esta nueva visión del mundo o simplemente que no estén de acuerdo con esta interpretación, reclamando la posibilidad de discrepar libremente de manera civilizada, y el que quiera rechazar por tanto esta nueva religión, pueda hacerlo, incluído también, aquellos que niegan el Holocausto, y así poder desechar la posibilidad de que todos ellos se conviertan en los nuevos herejes de nuestro tiempo. Como si a la libertad de opinión y al libre pensamiento se les pudiese poner grilletes.

 (*)Mircea Eliade, Carl Schmitt, Ernst Jünger, Knut Hamsun, Martin Heidegger,  Gabriele D'Annunzio,Ingmar Bergman,  Wilhelm Furtwängler,  Wyndham Lewis,  Reginald Goodall,  Henry Williamson,  CG Jung,  Marinetti Filippo, Herbert von Karajan, Julius Evola,  Breker Arno, etc.etc.

1 comentario:

  1. Get all your favorite spirits and wines on Duty Free Depot!

    All the popular brand name drinks for unbeatable discounted prices.

    ResponderEliminar

En este blog no existe ningún tipo de censura en la libertad de opinión. Pero recuerda que el insulto no merece la pena y es poco elegante.
DUDH. Artículo 19.
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.